Historia de la Podología en Uruguay

A principios del siglo XX por el año 1920, se tiene referencia, que por lo menos tres personas se ocupaban del tratamiento patológico del pie.
Estos eran Alejandro Bianchi, Norberto Moll y Román Vidal, quienes ejercían libremente sin ningún control sanitario oficial.

En el año 1935 el Ministerio de Salud Publica, a través del Poder Ejecutivo, decretó una ordenanza que reglamentó la Profesión de Pedicuro para que se pudiera ejercer en toda la República Oriental del Uruguay. La misma consistía en un examen teórico con diferentes temas de patología general y un práctico de atención integral en un paciente; el examinado era interrogado y supervisado por tres médicos designados por el MSP. Así se ejercía la profesión podológica.

Pasan los años y se crea el Curso de Belleza en la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU); dentro de su programa se incluye como materia, en el primer año, el curso de Pedicuría planificado en un año curricular. Este curso fue aprobado por el Ministerio de Salud Pública, quien designa tres de sus médicos, con el fin de certificar la aprobación de los examinados, según la ordenanza del año 1935, obteniendo el titulo de Pedicuros.

En el año 1951, se crea la Asociación de Pedicuros del Uruguay con Personería Jurídica obtenida en abril de 1952. Institución que lucha por lograr un espacio para la profesión en la Facultad de Medicina.

En el año 1968 se crea en la Escuela de Auxiliares del Médico de la Facultad de Medicina el curso de Técnico en Podología, también de un año curricular. Es de hacer notar, que, el nivel de formación de los Pedicuros y los Técnicos en Podología era de igual contenido por ser los mismos programas.

Seguidamente, la Cátedra de Traumatología y Ortopedia cuyo titular era el Prof. Dr. José Luis Bado, da la oportunidad, a todos los Pedicuros existentes, de reciclarse en un curso de 6 meses dictado por el Prof. Adj. Oscar Guglielmone y los Pedicuros que aprobaron obtuvieron el título de Técnicos en Podología.
Paralelamente continuaba en la UTU el curso de Pedicuros.

La Asociación unida a las demás disciplinas dictadas en la Escuela Universitaria de Tecnología Médica, hasta ese momento Escuela de Auxiliares del Médico, fundan la Federación de Tecnólogos Médicos del Uruguay (FATMU) y en conjunto luchan por la ley del tecnólogo; aprobada dicha ley Nº 16614 el 31/10/1994 y reglamentada con la ley Nº 17155 donde se modifica el art. 1 el 27/08/1999 ambas publicadas en el Diario Oficial debidamente. La Asociación de Pedicuros cambio su denominación a: Asociación de Técnicos en Podología del Uruguay (ATPU). Manteniendo en su masa social todo profesional egresado de los cursos oficiales: Técnico Pedicuro (UTU), Técnico en Podología (EUTM).

En los años 1993 y 1996 la Escuela Universitaria de Tecnología Médica recicla a los Técnicos en Podología con dos años más de estudios, tres años en total, otorgándoles el titulo de Técnicos en Podología Médica a los Técnicos en Podología del curso de un año que cursaron dicho reciclaje.

En tanto, en el año 1993 el curso de Podología de la EUTM regulariza su nuevo programa dictándose la Carrera de Podología Médica de tres años y a partir de 1996 egresaron los primeros Técnicos en Podología Médica de la Carrera regular.

Actualmente en la EUTM, Carrera de Podología Médica, se dictan cursos y talleres con el fin de sumar créditos para lograr la Licenciatura en Podología Médica cuyo programa hace varios años se gestiona en Facultad de Medicina, el que se dictará con un año más en la Carrera, y así obtener el título de Licenciado en Podología Médica.

En UTU se continúa dictando el Curso de Técnico en Pedicuría, actualmente con un programa más amplio, de dos años de curso con 20 horas semanales, otorgando el certificado de Técnico Pedicuro, habilitado ante el MSP, como se hace desde sus inicios.

El ejercicio de la actividad podológica como hemos visto, es practicada por los diferentes grupos de profesionales, con formación diferente, muchos de los cuales pasaron de su grupo inicial al último actual o a grupos intermedios, pero todos pueden ejercer la profesión legalmente en su actividad privada, con el titulo que adquirieron en su oportunidad.

Volver